La economía creció el 0,4 % entre enero y marzo, según el Banco de España

La economía española creció en el primer trimestre del año el 0,4 %, dos décimas más que la tasa registrada en el último trimestre de 2013 (0,2 %), de acuerdo con el dato adelantado hoy por el Banco de España. 

La economía española creció en el primer trimestre del año el 0,4 %, dos décimas más que la tasa registrada en el último trimestre de 2013 (0,2 %), de acuerdo con el dato adelantado hoy por el Banco de España.

En su último boletín económico, la entidad destaca que el avance fue del 0,5 % respecto al primer trimestre de 2013, lo que supone la primera tasa interanual positiva tras nueve trimestres consecutivos de caída.

El crecimiento se sustentó en una mejora de la demanda doméstica, que aporta dos décimas del avance del primer trimestre, gracias al aumento del consumo privado y la inversión empresarial, así como al repunte del gasto y la inversión de las administraciones públicas.

Las otras dos décimas de crecimiento trimestral las aporta el sector exterior, que ralentiza su expansión respecto a la registrada en el tramo final de 2013.

Sin embargo, en comparación interanual la demanda exterior crece por la aceleración de las exportaciones, consecuencia de la mejora de las economías del euro, la ganancia de competitividad y el dinamismo del turismo extranjero.

Sobre el empleo, señala que en los tres primeros meses del año se prolongó la mejoría observada en el tramo final de 2013, con un aumento de la afiliación a la Seguridad Social.

El Banco de España también destaca el aumento de la contratación, aunque incide en que es mayor la temporal y la destinada al trabajo a tiempo parcial.

Asimismo, los indicadores de costes laborales reflejan el mantenimiento de la moderación salarial observada en 2013.

El consumo de los hogares aumentó el 0,3 % entre enero y marzo, apoyado en “una paulatina mejoría del empleo” y en su efecto sobre la renta disponible, que la entidad espera que aumente de forma moderada a lo largo de 2014.

La inversión residencial siguió desacelerando su caída, aunque la demanda de vivienda es todavía débil -a pesar del impulso de las compras efectuadas por extranjeros-, con lo que la absorción del voluminoso excedente de vivienda terminada sin vender avanza lentamente e impide la construcción de obra nueva en algunas zonas.

La entidad estima que los hogares redujeron en el primer trimestre su endeudamiento y sus cargas financieras, pero el ahorro -salvo el destinado a pagar las deudas- se mantuvo en niveles reducidos.

En el ámbito empresarial creció la inversión en bienes de equipo, como ya se observó desde principios de 2013, debido a la mejora del clima empresarial y a la mejor evolución de la cartera de pedidos del exterior.

Por el contrario, la inversión en construcción no residencial cayó respecto al trimestre anterior, con lo que se mantiene el ajuste de este sector por el retroceso de la obra civil.

Respecto a la reducción del déficit, el Banco de España señala que la información disponible es todavía poco representativa de lo que puede ser el conjunto del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s